Reflexiones de las despersonalización de la comunicación y sus canales incorrectos

cerebro-saturado-lss

A los recién llegados a este espacio les podrá parecer extraño este post, pero aquí también se hablaba mucho de tecnología antes.

El día de hoy, entre prisas ocasionadas por las acrobacias que debemos hacer aquellos que dependemos de un vehículo para trabajar y que debemos de prescindir de el gracias al no circula, olvide mi celular en la oficina. Algo inaudito para muchos que viven atados a este aparato del demonio. Lejos de sentir el pánico que describe mucha gente al darse cuenta de que no tiene en su poder este artificio, sentí alivio. Si tenia un par de llamadas pendientes que resolví en el primer teléfono de monedas que encontré. De regreso recordé brevemente como fue que por lo menos en mi caso, llego la esclavitud hacia este aparato creado en el infierno y que nos han hecho creer que es indispensable, y en este momento es el smartphone, pero desde mediados de los 80’s nos vendieron miles de artefactos que comenzaron a despersonalizar la manera de comunicarnos y sobre todo, estas imposiciones crean canales incorrectos de comunicación. Les comparto mi reflexión e historia.

En el ya lejano 1994 que comencé a trabajar en la industria y en oficinas lo mas “in” para comunicarte era enviar un fax. Si bien era un canal correcto para mandar ordenes de compra, inventarios, cartas de importación y otros documentos, también comenzamos a darle usos poco prácticos, todo queríamos enviarlo por fax. La borrachera obligada de los viernes, era anunciada a las diferentes áreas involucradas por medio de un fax. En lugar de levantar la bocina y hacer una llamada, escribíamos un mensaje y lo enviábamos por un aparatejo que se tardaba la eternidad en enviar el recado, y así sucesivamente tres o cuatro veces… Se que mas de uno de los que esta leyendo esto le dio un uso similar. Recibí cartas de amor y de disculpa a algún compañero de trabajo por este medio, confesiones y declaraciones románticas y muchos similares. Llego a saturarse tanto que en algunas oficinas ya tenían hasta 2 o 3 numeros de Fax disponibles, imaginense. Ahh y esas cadenas que reciben ahora por Whatssapp, nacieron en los faxes…

Para el 97-98 la masificación del internet via Modem Telefónico, siguió alejándonos del teléfono, aunque ya muchos de nosotros portábamos orgullosos un “Motorola Star Tac” que prometía ser el celular con la batería de mayor duración en el mercado, no nos quedaba mas que darle un uso racional por los irracionales costos del servicio y comenzamos entonces a abusar del correo electrónico. Pero no solo eso, algunos portales de internet como “El Sitio” contaban con un messenger menos geek que ICQ y mas accesible para las masas. Entonces MSN lanzó uno de los servicio de comunicación mas exitosos del internet… su MSN Messenger. Si contabas con una cuenta de Hotmail, podías agregar como contacto a otros usuarios. Para muchos se convirtió en deporte extremo y con tal de poder echar chisme todo el día desde el trabajo, lo implementaron como herramienta de comunicación en varias empresas. Se olvidaron un rato de tanto email, para bombardearte enviando documentos y mensajes de trabajo por este medio. Otra herramienta incorrecta, ya que era fuente de distracción inevitable.

El Messenger prevaleció durante mucho tiempo… hasta que por ahí del 2003 los celulares ya contaban con el servicio SMS. Entonces ahora tenias que reducir tus mensajes a solo 148 caracteres. Suficientes para emitir gruñidos y quejidos pero pocos para enviar información asertiva. Impráctica, pero se institucionalizo por los costos, y por que los infieles ya no necesitaban contestar llamadas, ya podían enviar sus quereres en silencio (idiotas, pero dejando evidencia, algo muy inseguro, otro canal incorrecto).

Y así mucha gente se amo por sms… hubo divorcios… se masificaron los celulares… llegaron los smartphones y los planes de datos… y con ellos el boom de las redes sociales.

d886f2c18c687e4795c9afd6c2bdc37a

Facebook ya existía, pero con la facilidad de tenerlo en la palma de tu mano, se masifico de una manera sorprendente. Twitter aprovecho la práctica obtenida para comunicarnos con 148 caracteres y también se hizo muy popular. Y después llegaron otras como Instagram, Tumbrl, snapchat y muchas mas… Y llego la que mas he odiado por lo invasiva que resulta: Whatssapp. Comenzó a popularizarse debido a su bajo costo, sustituyendo las llamadas telefónicas. Seamos honestos, se nos ofrecen planes que van mas allá de la capacidad de uso (¿nunca han sumado los minutos que ofrece movistar? Haganlo, sus días equivalen como a 28 horas) así que en este momento hablar de economía resulta absurdo. En una llamada telefónica de 10 minutos puedes decir mas que en 4 o 5 horas de mensajitos de texto que te distraen de cualquier cosa que estes haciendo… por lo menos el MSN messenger coexistía en la computadora con tu espacio de trabajo, igual facebook y twitter, pero para revisar y contestar un mensaje debes de dejar lo que estas haciendo para revisar el smartphone. Sumado a eso, la intolerancia creada por la cultura de la inmediatez, te obliga a contestar un mensaje en los siguientes 5 minutos de recibido si no, el emisor se impacienta y hace algo imperdonable: llamarte para avisarte que tienes un mensaje de Whatssapp. Es una herramienta tan incorrecta para trabajar… ya hasta puedes enviar documentos por ese medio… si siguen así, dentro de poco inventaran el Correo Electrónico.