20 años de Sony Playstation

ps1

Wow! 20 años… Se han ido tan rápido que pesa un poco cuando lo analizas en retrospectiva.

Recuerdo que por esa época el fallecimiento de mi padre estaba muy reciente, y el hecho de tener que hacerme cargo de los gastos de una casa no ayudaba a hacerme de una nueva consola así que disfrutaba al máximo mi Sega Génesis y mi Super Nintendo. Deje de comprar revistas de videojuegos ya que la devaluación del 94 en México las convirtió en artículos incomprables, y en una era preinternet, no era fácil estar informado sin esos medios. Me enteré de su existencia gracias a un amigo que me presto un VHS con varios trailers y gameplays de juegos de Playstation. Pero después de ver varios, el que realmente me dejo con la boca abierta fue este:

De madrugada, con una cerveza en la mano, viéndolo junto a un amigo los dos brincamos del sillón sorprendidos…
– Debo tener un Playstation – Dije
– Inmediatamente – Replico

El comentario durante semanas fue “es que no manches, camina en la oscuridad enfrentando quien sabe que, con una lamparita que alumbra solo unos centímetros delante de el..”

Como siempre, me dí a la tarea como diera lugar de tener un Playstation.

Seguido a Silent Hill, llegaron juegos tan novedosos y divertidos como Parappa The Rapper, Dragon Ball Final Bout (que de hecho fue el primero que tuve en PSX), Bloody Roar, Final Fantasy VII, Metal Gear Solid, Resident Evil y sus secuelas y lo mejor es que la diversión fue longeva ya que le seguí dando batalla a la consola que después fue heredada (y quemada al fin) por uno de mis sobrinos y me compre la redición llamada “PSONE”. Algunos años después llego la PSP (si, primero llego a mi vida la PSP antes que la PS2) una consola que hasta la fecha disfruto muchísimo de jugar, y a continuación llego la PS2 ya en su versión Slim, y con ella llego otro de mis juegos favoritos: “God Of War”. Para la PS3 me espere mucho tiempo, y el PSVita aún no pasa por mis manos. Playstation no solo llego a darle la victoria a la guerra de formatos que existía entre los cartuchos y los CD’s, si no que a nivel personal, como aficionado de los videojuegos, llego a darle muchas horas de diversión y fantasía a mi vida.