El fanatismo de los padres, en el nombre de los hijos.


A veces los padres no medimos nuestro fanatismo, y los hijos son los que la pagan, desafortunadamente para cuando paso esto, no aplicaba la restricción de nombres no cristianos en el bautizo y registro.

Imagen publicada en Level Up.