El origen secreto del lenguaje de R2-D2

Una de las cosas que encontramos como parte fundamental del cine es el sonido. Si nos ponemos a pensar un poco nos podemos dar cuenta que las películas que conocemos no serían lo mismo sin los sonidos que las hacen aún más únicas.
Esto pasa con películas de ciencia ficción, en las que se tienen que ambientar mundos que ni siquiera conocemos. Y es todavía más cierto en una saga de películas como la de Star Wars, en la que nos encontramos con sonidos cada uno más extraño que el otro, y cada uno más épico que el otro. Es por eso que me llamó muchísimo a atención el libro de Sound of Star Wars, del cual nos presentan un trailer aquí:

El caso de la ‘voz’ de R2-D2 es bastante curioso. Entre Lucas y Ben Burtt, el sound designer de la película, se dieron a la tarea de pensar en cómo hablaría un pequeño robot, de manera que fuera a la vez expresivo y robótico, pero sin caer en un idioma preestablecido.
Al principio trataron con sintetizadores, pero el sonido eso sonaba muy artificial, después de un tiempo trataron de audicionar a gente para que hiciera los sonidos. No les funcionó.
Entre Lucas y Burtt empezaron entonces a pensar en ideas de sonidos que ellos mismos hacían, y llegaron a tener un pequeño repertorio, hasta quea Burtt se le ocurrió la idea de hacerlos él mismo. Juntando los sonidos con algunos efectos y ayudándose con un sintetizador ARP creo “lo que terminó siendo la receta de los sonidos de R2-D2, que era algo 50 porciento humano y 50 porciento electrónico”.
Pero el ‘grito’ de R2-D2 es una histooria un poco distinta, a verdad es que este sonido es un grito de Burtt que fue grabado en su oficina y acelerado lo suficiente para que no pareciera humano. Así que podemos llegar a la conclusión que el sonido detrás de uno de los robots más emblemáticos de la saga es una voz humana.
Y ya oyeron lo que dice R2-D2, no se llama “Arturito”, aunque no creo que se enoje mucho si le dicen así.

Fuente Identidad Geek