Sasha Grey: la princesita hardcore


Cómo la más grande estrella XXX actual, lectora de Nietzsche, pasó a ser la protagonista del próximo film de Steven Soderbergh.

Sasha Grey y The Girlfriend Experience

Los antecedentes eran pocos, pero muy conocidos: Traci Lords y su papel en Cry Baby de John Waters, Jenna Haze y Aurora Snow en Supercool y Stormy Daniels en Virgen a los 40 y Embarazados. También Rob Zombie reclutó a la mítica Ginger Lynn para The Devil’s Rejects. Pero que un director de la talla de Steven Soderbergh, ganador de un Oscar en 2001 como mejor director por Traffic, reclute a una estrella XXX como Sasha Grey para protagonizar The Girlfriend Expericence, es un caso sin precedentes en la cinematografía mayor. Una hazaña para alguien que fue celebrada como la Mejor Intérprete Femenina Porno de 2008 por Adult Video News, y también una musa para las estrellas de rock (aparece en los videos de “Superchrist” de Smashing Pumpkins y “Birthday Day” de The Roots, además de colaborar con la estrella dub Lee Perry y con los post folk industriales de Current 93). “Me encanta que Sasha sea intimidante, poderosa e introspectiva”, dice el guitarrista Dave Navarro, que cambió la música por el porno y la dirigió en su película Broken. Ahora, Navarro es comanager de su carrera. “Cuando estás cerca de ella, no sabés en qué está pensando, pero querés saberlo.”

En el futuro, Grey probablemente libre muchas batallas contra la sociedad, pero ahora está persiguiendo una sola: la liberación de la sexualidad femenina. “Quiero decirles a las chicas jóvenes que el sexo está bien”, dice. “Está bien ser una puta. No tienen que avergonzarse por eso. La gente cree que las mujeres jóvenes no pueden entender el sexo, que habrá consecuencias por nuestras acciones, pero podemos ser tan analíticas como cualquiera.” Grey se ve a sí misma en un futuro como una Camille Paglia del arte performático, explotando las categorizaciones de la segunda generación de feministas y los íconos pop como Tyra Banks, que asegura que las mujeres del porno son en su mayoría víctimas de abuso sexual. Tina Fey aportó lo suyo, sobre las modelos de Playboy: “No lo hacen por dinero”, dijo en Weekend Update. “Lo hacen porque fueron abusadas por un amigo de la familia.”

En cuanto al abuso sexual, Grey insiste en que ella nunca lo sufrió a manos de nadie. “Soy una pervertida”, dice. “Si estoy trabajando algunos asuntos míos a través del porno, es mi bronca con la sociedad por no ser más abiertos con respecto al sexo.” En cámara es vulgar y agresiva, le grita a sus compañeros de escena que vayan “más a fondo” y “más fuerte” (se hizo famosa por pedirle a un compañero que le pegue una trompada en el estómago durante su escena debut en el porno), y se burla del porno softcore, diciendo que sólo sirve para una “ama de casa que toma Valium”. Puede enumerar sus tabúes rápidamente -violaciones simuladas, eyaculación de actores dentro de su vagina, dedos de actores en su vagina, cachetazos en los pechos, juego fecal, animales y niños-, lo cual significa que todo el resto es en gran medida aceptado. Alega tener orgasmos genuinos al menos tres de cuatro veces en el set. “Muchas chicas en el porno lo simulan, pero nunca enganché a Sasha haciendo eso”, dice Randy Spears, actor porno. “Cuando dice cosas duras en cámara, las dice en serio, porque está tratando de matarnos. En ese momento, eso es lo que necesita para acabar.”

Fuente